http://en.wikipedia.org/wiki/Katsuzō_Nishi

El Doctor Katsuzo Nishi, famoso por sus teóricas sobre mejoramiento de la salud dice: cuando vemos a los practicantes de Aikido observamos que su postura es como un tetraedro regular. Les vemos iniciar la típica rotación esférica y cambiar de posturas, extendiéndose y recogiéndose sin perder su centrado equilibrio. Sus figuras son formas absolutamente controladas. "Controlar el cuerpo es muy saludable".

Este es el tipo de cuerpos que se observan cuando expertos Aikidoka entran en acción. El movimiento flexible y continuo basado en las caderas es como una danza circular, bella y elegante, y la coordinación de los dedos, las muñecas, los pies y las caderas a través de la respiración están en consonancia con los ideales de la salud. Los movimientos de cada parte del cuerpo se unifican en un todo sistemáticamente controlado.

En primer lugar, el poder respiratorio, es el primer poder básico aplicable del Aikido, se extiende desde el centro para relajar la fuerza causante del endurecimiento de diversas partes del cuerpo; este poder es la fuente de toda postura flexible y sólida, lo mismo para jóvenes que para ancianos.

En segundo lugar, en algunos casos se ha verificado que cuando el movimiento circular basado en las caderas se ejecuta correctamente, sirve para corregir anomalías óseas, especialmente de la columna vertebral. Se conocen ejemplos de personas con los hombros caídos o la columna vertebral torcida como secuela de enfermedades anteriores, cuyo estado quedó completamente corregido tras un año de adecuada práctica de Aikido.

En tercer lugar, los delicados movimientos del Aikido mejoran el riego sanguíneo en todas las articulaciones del cuerpo y estimulan adecuadamente algunos músculos internos que no se usan habitualmente. Por ejemplo, andando de rodillas los dedos de los pies se mueven y se doblan obligatoriamente. Como la mayoría de la gente actual usa zapatos, este ejercicio de utilización de músculos poco utilizados es beneficioso para la salud. En las técnicas básicas de control, el Primero, Segundo y Tercer Principios estimulan también los músculos internos, de manera que los practicantes avezados de Aikido tienen todos sus músculos, internos y externos, bien desarrollados y tan elásticos como una pelota de goma.

El Fundador decía que los ejercicios de articulaciones en las técnicas de control tienen como finalidad quitar el «polvo» acumulado en ellas. En Aikido, las técnicas específicas aplicadas a partes individuales del cuerpo se relacionan necesariamente con la totalidad. No hay técnicas en las que se emplee radicalmente la fuerza, sino que en todas ellas el espíritu llena todo el cuerpo, de la cabeza a los pies. En esto radica el secreto del Aikido como benefactor de la salud corporal. Ejercitar el cuerpo de esta manera, con moderación, producirá sin duda mayor salud, pero no hay que olvidar, que el Aikido es budo y no un programa de mantenimiento físico, y que el beneficio que reporta a la salud se consigue sólo si se practica como tal budo.